Feeds:
Entradas
Comentarios

S.O.S. FAMILIA

S.O.S. FAMILIA está creado con el propósito de darles una visión más clara de como enfrentarse a la realidad, de manera que puedan resolver sus dificultades y tener una guía adecuada para trabajar en su casa con sus hijos, pareja y amigos.
Nuestro objetivo es ayudarlos a reconocer las dificultades y encontrar los caminos adecuados para seguir, para vivir en familia de una manera sana y feliz, de la mano de nuestra Madre Santísima y de nuestro Señor Jesucristo quien nos acompaña siempre para dar luz y dicernimiento a nuestras decisiones.

Horario:

Todos los Miercoles en Vivo al medio día

Repetición: Jueves 8:45 pm – Viernes 11:00 am

Anuncios

LOS BUENOS MODALES

Hacen falta los buenos modales. No se trata de que añoremos un mundo de pompas y venias. Nada semejante. Consiste simplemente en que los actualmente poco ponderados buenos modales constituyen un pasaporte al éxito, porque tras el buen comer, correcto hablar y preciso comportamiento se disfraza el quid de la convivencia: el respeto a los demás.
4499c73b-00204-06f2e-400cb8e1 Está claro que junto con la llegada de la adolescencia, los hijos se ponen rebeldes y adoptan un aire de suficiencia. Esto es natural y demuestra el crecimiento que están viviendo al reafirmar su personalidad.

Sin embargo, como parte de ese proceso es necesario que asuman tres actitudes:
– Los valores esenciales no se cambian por moda o por edad.
– Criticar es natural en estos años, pero proponer soluciones positivas es siempre mejor.
– Ponerse en el lugar del otro.

Sin estos ingredientes, los adolescentes crecerán sin haber aprendido a manejarse bien socialmente. Carecerán de lo que se ha denominado “inteligencia social” -que es saber llegar a las personas en el momento adecuado y en la forma oportuna- tan útil en la vida personal y profesional.
200562544-009 Es importante que los papás distingan entre lo que es una terquedad propia de la etapa, y lo que es ser mal educado. El aspecto estético de si usan el pelo más largo o un arete, puede disgustar, pero éstos son asuntos transables, comprendiendo que es propio de la juventud. Lo que no se debe transar nunca es el respeto a los demás. Porque en definitiva eso constituye el fondo de los buenos modales: la sensibilidad hacia los otros.
Los niños no nacen conociendo la buena educación y es un deber de los padres instruirlos en ella. Creo que consiste básicamente en mostrarles la manera de tratar a la gente, a todos con igual consideración, desde un rey a un mendigo. En esto, hay forma y fondo, porque el saber agradecer, comportarse y conversar con los otros, demuestra cultura y respeto hacia el prójimo.
Los papás deben poner un pare a los malos modales, tienen que entender que ellos son conductores de sus hijos.

.

SENSATEZ y SENTIMIENTOS

El adolescente tiende a vivir apasionadamente, pero hay que encauzar toda esa energía. Por eso resulta apropiado ayudarles a llenar la vida con algo que les dé sentido, útil para ellos mismos y la sociedad. Todo lo contrario a una vida arrastrada y vulgar.

200567012-002Sin duda, cada día la espontaneidad cobra un rol más preponderante en todo el proceso social. Gracias a ella, padres e hijos están más próximos, las generaciones se han acercado y comprendido mejor, e incluso es un valor que ayuda a la formación del propio carácter: hoy se considera fundamental moverse en un clima de confianza. Pero no es menos cierto que a veces, escudados en el “ser uno mismo”, se atropella a los otros, sus sentimientos y su espacio.
Usar el sentido común y simplemente, ponerse en el lugar del otro. En otras palabras, el equilibrio del carácter exige una cuidadosa compensación entre los extremos.

.
Hay modales que se han hecho humo:

71270379
– Saludar con respeto a una persona mayor, lo que implica ponerse de pié cuando ésta entra a donde estamos.
– Dar el asiento a las personas mayores o mujeres embarazadas.
– Estar limpios a la hora de comer y comer bien, usando servilletas y cubiertos como se debe.
– Saber escuchar y no interrumpir a alguien cuando habla.
– Respetar la autoridad del profesor.
– No secretearse en público ni comentar las intimidades de la familia.
– Golpear ante una puerta cerrada.
– Colocar la televisión o la radio a volumen moderado.
– Ofrecer ayuda.

.
Es necesario que los niños y adolescente aprendan a manejar dentro del mar de acciones y dinámicas de la vida para que le dé sentido a ella y proponga relaciones libres dentro de un ámbito empático y de respeto mutuo entre los pares y distintas generaciones.

.

¿Qué es la autoestima?foto-autoestima

Ser persona es ser capaz de amar.

Sentimiento general de valía que nos otorgamos a nosotros mismos.

Sentirse digna de ser querida y amada, y sentirse capaz.

Se construye a base de: El propio carácter y las experiencias tempranas.

Las diversas situaciones y como se identifica.

Esta valoración se va construyendo día a día.

La familia es la clave para que una persona se siente valiosa.

Solo tras la experiencia de saberme amado podré yo llegar a aprender a mar a los demás.

A amar se aprende siendo amado, es sencillo para que una persona pueda valorarse en lo que es, tiene que haber tenido la experiencia de haberse sentido querido sin condiciones, por si mismo.

Tiene relación con la seguridad de la persona.

Sentirse digno de ser querido

Sentirse capaz


normal_ninos

Condiciones:

1.- La conciencia de si mismo (que se sientan queridos)

2.- La valoración de sí mismo (que se conozcan cómo son en realidad)

3.- Lo que es valorable (que tengan razones poderosas para querer mejorar) autoestima positiva y sana – conocimiento, reconocimiento y aceptación de la propia realidad y es la valoración afectiva de sus potencialidades y limitaciones con afán de superación y con constancia.

“Lo mejor que puedes hacer por los demás no es enseñarles tus riquezas, sino hacerles ver las suyas propias”. Goethe.

Desarrollo de la Autoestima

Parte esencial para la maduración y la sociabilidad. Necesito de otros para saber que soy distintos.

1. Saber quien me quiere, vinculación afectiva.

2. Saber hacia donde voy, modelos de valor .

3. Saber de qué cosa soy capaz, sentido de la propia competencia.

4. Saber que soy distinto, singularidad.

.

Modelos que debo seguira

1. Cómo quiero ser

2. Cómo quiero actuar

3. Qué es lo que los demás esperan de mi.

.

Tomar en cuenta:

• Tener estrategias.

• Hábitos de conducta

• Ejemplo de los padres

• Seguridad en si mismo

• Ordenen la ejecución de las tareas.

• Lo importante es que el niño aprenda a querer lo que debe querer y que sepa por qué lo quiere.

• La exigencia familiar refuerza el vínculo afectivo sobre la base de la confianza.

.

Actitudes de los padres que favorecen el desarrollo de la autoestima

1. Amor real

2. Aceptación incondicional

3. Disponibilidad verdadera

4. Reconocimiento de su potencialidades

5. Ayuda constante

6. Exigencia de coherencia y constancia.

7. Motivación constante

8. Modelos coherentes

9. Proyecto personal.

La música facilita el trabajo en la educación utilizada en el desarrollo del cuerpo, la inteligencia y la voluntad, provocando un desarrollo armónico, tanto intelectual como personal.

La música antes de nacer

2793454509_4176f01b75

El oído se desarrolla antes de nacer. El cerebro del niño al nacer tiene diez millones de neuronas, la mayoría sin conectar, esperando a recibir el estímulo necesario para integrarse en el circuito cerebral. Utilizando los estímulos adecuados, en el momento oportuno, facilita el aprendizaje.

El cerebro se desarrolla en los tres primeros años al 50 % de su capacidad. Tiempo y calidad son las piezas claves en la educación. El oído de nuestros hijos se educará en función de la música que le hayamos ofrecido y cuanto mayor calidad tenga, más le habremos facilitado el proceso de aprendizaje.

Lo que los niños puedan hacer con la música no es fruto de una habilidad innata, sino de los estímulos que haya recibido. Con la música potenciamos la sensibilidad estética del niño y le inculcamos el gusto por este arte que le acompañara toda su vida.

.

La música en los primeros años de 0 a 3 años


2592732117_481df955f5El niño tiene experiencias musicales desde que comienza a oír, todos los sonidos son música para él. El ofrecer estímulos musicales favorecen el desarrollo posterior lingüístico, al propiciar conexiones neuronales activas en el campo del lenguaje y locomotor, al facilitar el sentido del ritmo.

Los bebes asocian las melodías con acontecimientos de su vida desde que comienzan oír, por ejemplo si al bebe le ponemos música alegre durante el día, como puede ser la flauta mágica de Mozart o Aida de Verdi, o diferentes marchas triunfales, el niño comenzará a asociar el día con movimientos y habremos comenzado a introducirle la diferencia entre el día y la noche.

Mientras que al ponerle música relajante a la hora del sueño como el Ave María de Shubert o un nocturno o si le cantamos una canción de cuna, va a entender que es hora de dormir y poco a poco habremos introducido en él la rutina del sueño. Aprenderá a asociar la música con cada actividad.

La música ayuda a un desarrollo armónico del hemisferio derecho e izquierdo del cerebro. El niño aprende escuchando por eso nos acercamos a él y le hablamos continuamente pero si al mismo tiempo que le hablamos le cantamos le contamos lo que estamos haciendo o vamos a hacer con una canción, introducimos esta información lingüística de la forma más sencilla de asimilar para él.

Los bebes necesitan cariño y atención para tener un crecimiento armónico, físico-intelectual y afectivo, y en estos primeros meses de vida, esa dedicación debe ser lo más directa posible, si acompañamos con música este acercamiento, tal vez sea la mejor forma de aportar al niño el equilibrio afectivo necesario. La música pone en conexión la parte racional y emocional del niño por eso se alegra con la música alegre y generalmente protesta ante una música que le resulta desagradable.

.

La música de 3 a 6 años

En el campo de las emociones la música le retrotrae a un momento concreto le indica una actividad en un momento del día pero sobre todo dentro de su mente se despierta el sentido del ritmo y el pulso de la música organiza la información recibida.326959898_40c26c5b3d

El poder de la música en nuestro cerebro, se refuerza la conexión entre neuronas y el niño aprende más profundamente si el niño está moviéndose, las neuronas de su cerebro afianzarán la música y el movimiento con más solidez y la información recibida quedará grabada más profundamente.

Los niños entienden la música, la interiorizan perfectamente, por eso a partir de los tres años, podemos animarles a que expresen lo que sienten.

En estas edades podemos utilizar las canciones para transmitirles ideas básicas de comportamiento incorporando una letra que nos interese sobre el orden, la sinceridad, la obediencia o el amor a Dios aprovechando sus periodos sensitivos, a una melodía conocida.

.

La música de 6 a 12 años

326960043_a11b57356e1Descubrimiento de los instrumentos, la práctica de un instrumento reafirma la personalidad del niño, se siente reflejado en lo que está tocando. El educar el oído de un niño no es una tarea imposible y se tendrá el mismo éxito que educando su habilidad para sumar o restar, si asiste a clase de música de calidad y se concentra en su aprendizaje.

Estamos favoreciendo su desarrollo personal, autoafirmando su sentido del yo y dándole seguridad en sí mismo. Se ha comprobado que los niños que estudian música y practican instrumentos son capaces de manifestar más abiertamente sus ideas y de mantener un criterio de opinión con mayor fuerza que los demás. Con la música le damos al niño mecanismos de defensa, y autoafirmamos su personalidad.

El utilizar la música en el proceso de aprendizaje hace que mejore el pensamiento lógico y la memorización.

.

Música en la adolescencia

A través de la música se comunica ordena sus sentimientos, que afloran en su interior de una forma desordenada, con la música podríamos decir que se entiende a sí mismo. Con la melodía tienden a encontrarse consigo mismos, se buscan en la música rock porque les transmite fuerza y otras veces en la música romántica porque les da sentimiento. Buscan en la melodía una identificación de sus sentimientos, pueden canalizar su rebeldía con una melodía agresiva y en otro momento se pueden tranquilizar o pueden dejar fluir su sensibilidad con más facilidad con una música más melódica.1617438392_c7a00a392b

Un adolescente es un cúmulo de sentimientos andando, por lo que la música es, en cierta medida, su guía. Toda la riqueza de la variedad musical, le sirve para interiorizar y exteriorizar sentimientos, por eso el que esté acostumbrado a escuchar todo tipo de música le facilitara la búsqueda. Cuando sus sentimientos empiecen a contradecirse en su interior, el orden de la música le recordará que al fin todo vuelve a su cauce y eso le tranquilizará. La música y las virtudes.

Solo sentirá libertad cuando haga las cosas por propio convencimiento. Educar para la libertad, enseñar a pensar y a decidir, cuando sus hábitos se hayan hecho costumbre. Uno de los medios que podemos utilizar dentro de nuestro proyecto educativo para que nuestro hijo adquiera la virtud del orden, de la obediencia, de la responsabilidad, el hábito de estudio, la concentración que necesita para ello y la gran mayoría de valores que le harán ser mejor persona es la música. La práctica constante de un día tras otro es lo que hace que el instrumento, al final, suene como él quiere. Tiene que haber un esfuerzo continuado, si la música requiere constancia, y el niño practica un instrumento, a esta edad, él solo se convertirá en una persona constante.

Con el tiempo y de una forma paulatina, habrá adquirido el hábito de la constancia y será difícil que lo pierda porque ha entendido libremente lo que la constancia aporta, ha experimentado él, con su libertad, que es verdad que el trabajo hecho poco a poco es un trabajo bien hecho.

El orden se traduce en un orden interno en las ideas y las conductas. Una persona ordenada es aquella que sabe distribuir su tiempo, que es consciente de la importancia de hacer las cosas bien, por convencimiento.

Entrevista – Parte 1

Entrevista – Parte 2

PASEOS FAMILIARES

Los paseos familiares buscan la integración familiar, creando un ambiente propicio para el aprendizaje, la comunicación entre padres e hijos y por supuesto el entretenimiento y la alegría

APRENDIZAJE
Todos los niños necesitan experimentar nuevas experiencias para poder aprender, la libertad para comprometerse por completo al esfuerzo y convertir la actividad en la cual están trabajando en algo propio. En cualquier actividad creativa, lo importante es el proceso de la expresión propia, pues ayuda a los niños a expresar y enfrentar sus sentimientos.
También fomenta el crecimiento mental en los niños porque provee oportunidades para ensayar nuevas ideas y probar nuevas formas de pensar y de solucionar problemas.

2907518449_c9f3daaa93ALEGRIA
Puede decirse que la alegría es el valor de los valores, o también, el denominador común de todos ellos. Cuando se intenta ser responsable, generoso, trabajador… la alegría aparece como un fruto maduro de este intento.
La alegría se aprende. Este aprendizaje es una de las tareas primordiales de la educación. Para “enseñar alegría” es muy importante vivirla.
– Optimismo realista. Esperanza.
– Talante positivo.
– Seguridad. Autoestima.
– Conciencia y satisfacción por la obra bien hecha.
– Buen humor.
– Deportividad.
– Paz, etc.

CUALQUIER BIEN PUEDE SER FUENTE DE ALEGRÍA
Disfrutar de las cosas sencillas y cotidianas…
Que están presentes en nuestra vida: la conversación, el descanso, el trabajo, la naturaleza, la amistad… Siendo consciente de que la búsqueda ansiosa y descontrolada de satisfacciones (por lo general materiales) conduce a la pérdida del equilibrio interior.
Mostrar un sentido positivo ante las personas y los acontecimientos.
Es lo opuesto a los derrotismos y a las actitudes deprimentes y desesperanzadas, a la visión negativa de la vida, que conduce a la inquietud y el desasosiego. Encontraremos alegría cuando nos esforzamos por descubrir lo positivo que siempre (y en mayor medida que lo negativo) hay en las personas y situaciones en las que nos encontramos. Aprovechar los errores para aprender.

ESFORZARSE POR DESCUBRIR LO POSITIVO EN MAYOR MEDIDA QUE LO NEGATIVO1458611233_60348a2e42

Este es el primer paso para “educar en positivo”.
Aceptar las propias posibilidades y limitaciones.
Vivir con alegría lo que tenemos, sin renunciar a mejorar, pero sin tener nuestra atención centrada casi exclusivamente en lo que nos falta. No perder el tiempo en lamentaciones o quejas inútiles sobre lo que ya ha ocurrido o es irremediable. Aceptar a cada hijo como es y por lo que es.
Hacer de nuestras ocupaciones habituales una fuente de alegría.
Nuestro trabajo, sea el que sea, es la expresión de nuestra capacidad y nuestra aportación a la sociedad en que vivimos. Es uno de los ámbitos, junto con el juego y el amor, principales de la vida humana y, por lo tanto, una de las fuentes de satisfacción y alegría más importantes.
Pasarlo bien en familia.
Reír en familia con frecuencia y contagiar la alegría. Crear oportunidades de “pasarlo bien” todos juntos: comidas especiales, fiestas, excursiones. No se trata de hacer cosas muy especiales, sino de hacer “especial” el estar juntos, por ejemplo, viendo un vídeo en casa con palomitas de maíz y refrescos.

LOS HIJOS DEBEN SENTIRSE NECESARIOS DENTRO DE LA FAMILIA
2321415907_4ab0dd823d Dedicar a cada hijo un tiempo especial.
Se trata de un tiempo para disfrutar juntos, no para dar lecciones ni para repasar su comportamiento de los últimos días. Se trata de ir a un sitio que le guste y pasar un rato juntos, hablando de las cosas que él o ella quieran. El trato personal y frecuente es un generador de confianza.
Enseñar a convertir las quejas y críticas en sugerencias y peticiones.
Estos niños suelen tener una imagen negativa de sí mismos, y son muy autocríticos. Si aprenden a pedir y sugerir, se reducirá la tensión interior.
Animar a tener iniciativas y a hacer cosas por su cuenta.
Una de las grandes alegrías de la infancia es descubrir algo nuevo y saberse capaz de hacer algo por sí mismo. Si ellos pueden buscar una respuesta, no conviene dársela. Por el contrario, si les damos a entender que creemos que no son capaces, y no les permitimos intentarlo, favorecemos las dudas sobre su propia capacidad, lo que genera pasividad y retraimiento.
Escuchar a los hijos sin juzgarlos continuamente.
Escuchar con el corazón, con sincero interés, sin estar aconsejando o comentando lo que dice continuamente. Evitar los interrogatorios.

NIÑOS HIPERACTIVOS

Los niños hiperactivos no tienen un comportamiento extravagante extraño o inusual durante la infancia. Mantienen conductas conflictivas sólo por la frecuencia que la mantienen, la intensidad y la inoportunidad del momento en el que ocurren. Estos niños tienen dificultad para controlar su conducta en presencia de otros y les resulta más fácil cuando están solos.
No todos los niños hiperactivos mantienen las mismas características que a continuación se describen pero las dificultades de atención, impulsividad e hiperactividad son rasgos comunes que presentan todos los niños.
Como características destacamos:

imagen_ninoenclases
ATENCIÓN
Lo que más caracteriza al niño hiperactivo es su falta de atención cercana a detalles. La distracción más vulnerable es a los estímulos del contexto ambiental.
En casa tienen dificultades para seguir las directrices que se le marcan, para organizarse y parece que no escuchan cuando se les habla.
En el colegio cometen errores por no fijarse en los trabajos o en las diferentes actividades.
Con frecuencia saltan de una tarea a otra sin terminarla, ya que evitan situaciones que implican un nivel constante de esfuerzo mental.
IMPULSIVIDAD
Con frecuencia actúa de forma inmediata sin pensar en las consecuencias.
Está inquieto con las manos o los pies y no puede sentarse quieto.
Está activo en situaciones en que es inapropiado.
Habla de forma excesiva, responde antes de que la otra persona termine, tiene dificultad para esperar su turno y frecuentemente interrumpe.
familia-nino-honda-3HIPERACTIVIDAD
Lo más característico de estos niños es la excesiva actividad motora. Siempre están en continuo movimiento, corren, saltan por la calle, nunca quieren ir cogidos de la mano…
Su excesivo movimiento no persigue ningún objetivo, carece de finalidad.
COMPORTAMIENTO
Su comportamiento es imprevisible, inmaduro, inapropiado para su edad.
No son malos pero sí que son traviesos. Se muestran violentos y agresivos verbal y físicamente. Con frecuencia mienten y cometen hurtos. Le cuesta seguir las directrices que se le marcan en casa. El niño hace lo contrario de lo que se dice o pide. Los padres tienen especial dificultad para educarles en adquirir patrones de conducta (hábitos de higiene, cortesía…).
Presentan cambios bruscos de humor, tienen un concepto pobre de sí mismo y no aceptan perder, por lo que no asumen sus propios fracasos.
APRENDIZAJE
La mayoría de los niños hiperactivos presentan dificultades en el aprendizaje.

El 40 ó 50% de los niños hiperactivos tienen un bajo rendimiento escolar.

Tienen dificultades perceptivas, con lo cual no diferencian bien entre letras y líneas y tienen poca capacidad para estructurar la información que recibe a través de los distintos sentidos.
Las dificultades de los niños hiperactivos estriban en la adquisición y el manejo de la lectura, escritura y el cálculo.
Son torpes para escribir o dibujar, tienen mala letra y cometen grandes errores de ortografía.
En calculo, se olvidan de las llevadas y operaciones básicas.
En lectura, omiten palabras, sílabas e incluso renglones, no comprenden lo que leen, pueden identificar las letras pero no saben pronunciarlas correctamente.
Tienen dificultad para memorizar y para generalizar la información adquirida.

CAUSAS
La información sobre el porqué el trastorno del déficit de atención es escasa. Los científicos, necesitan estudiar las causas como para identificar mejores maneras de tratar, y quizás algún día prevenir el trastorno de Déficit de Atención. Están encontrando más y más evidencia de que dicho trastorno no surge del ambiente del hogar sino a raíz de las cusas biológicas. No toda persona con Déficit de Atención tiene una lesión cerebral o complicaciones de nacimiento.

Cuando miramos hacia atrás, si hemos tenido la suerte de conocer a nuestros abuelos, sabemos que esta transmisión que diferencia las generaciones ayuda a consolidar su identidad y su sentido de pertenencia. Los pequeños entienden pronto la relación generacional cuando se expresa claramente con palabras. Conviene que los abuelos sepan que su función es de apoyo de los padres y que, aunque no tengan la responsabilidad de la crianza del nieto, pueden colaborar con su formación.

200369213-001

Uno de los papeles esenciales que los abuelos pueden cumplir es la función de mediación en los conflictos entre los padres y los hijos. Es importante que suavicen situaciones pero sin desalojar el lugar de autoridad de los padres o intervenir a favor del nieto, lo que crearía confusión al pequeño.

Los abuelos transmiten experiencia a sus nietos y les inculcan valores. Desde cierto punto de vista, hoy los abuelos son más necesarios que nunca. Su ayuda puede ser especialmente valiosa para los matrimonios jóvenes. Pero los abuelos son mucho más que una buena guardería: son un eficaz complemento de la tarea educativa de los padres.

El nacimiento de un bebé transforma completamente el día a día de un hogar. A los compromisos y responsabilidades ya existentes, se suman otras muy distintas: la de educar al pequeño de la casa, y acompañar su desarrollo y crecimiento. Los placeres de tener un bebé son muchos, pero no se puede ignorar que el trabajo aumenta. En muchas familias, conciliar trabajo, casa, e hijos, es una tarea que requiere mucha habilidad y, en muchos casos, algunos sacrificios. La llegada de un bebé no solo altera la vida de los padres, sino también la de muchos abuelos. Poder contar con ellos es un recurso muy valioso.

sb10069924a-023 La presencia de los abuelos es un consuelo y un desahogo para muchas familias.
Los abuelos pueden proporcionar una asistencia práctica, apoyo, y una cadena de consejos útiles para cuidar al bebé. El encuentro de los abuelos con sus nietos es siempre muy enriquecedor para ambos lados. A muchos niños les encantan estar con sus abuelos por diferentes y variadas razones. Algunos porque al lado de los abuelos no existen tantas órdenes ni obligaciones. Otros porque pueden hacer cosas distintas con ellos, como preparar galletas juntos, comer dulces, dar paseos, ir al parque, y realizar una infinidad de actividades que hacen con que ellos se sientan más libres. Algunos nietos ven a sus abuelos como un amigo, una especie de guía, como divertidos, cariñosos, mimosos y que les gusta estar con ellos. Pero, claro, todo depende de la forma de ser de los abuelos.
No siempre se puede decir que la relación de los abuelos con los padres de sus nietos sea la mejor posible. Infelizmente, pueden existir conflictos cuanto al tipo de educación que es aplicada al niño.

Las generaciones son distintas y diferentes también son los criterios de educación. Los más jóvenes no pueden cambiar los razonamientos de los más mayores. Los abuelos no están más para educar. Ya han educado, bien o mal, a sus hijos. Los abuelos están para dar cariño, echar una mano de vez en cuando, y pasar un buen rato con sus nietos. Si los abuelos van a estar con los nietos, lo ideal es que haya un acuerdo entre las partes, para el bien del niño y de todos. Para eso, es necesario que entre los padres y los abuelos exista una relación tranquila, específica y verdadera, libre de celos, en la que reine el respeto a las exigencias y a los hábitos del otro.

Entrevista – Parte 1

Entrevista – Parte 2

VOCACION PROFESIONAL

Conocer nuestros verdaderos intereses, aptitudes y capacidades nos permitirá tomar una buena decisión, y por consiguiente, realizar nuestros estudios universitarios con más empeño y gusto, lo que en un futuro se verá reflejado directamente en la calidad del trabajo profesional que desempeñemos, así como la calidad de vida.

La elección de una profesión y/o trabajo apunta no solo hacia una actividad u opción profesional, sino a una forma de vida, por tanto, la elección debe hacerse consciente de que con ella formamos parte de nuestra identidad, de nuestro “yo” y que a través de ella, asumimos un rol, un estatus y hasta elegimos una pareja
nino-bombero

La vocación no aparece como algo puntual y espontáneo, sino que se inicia en la infancia, va configurándose durante la adolescencia para definirse en la adultez. No obstante, estas vocaciones tempranas pueden estar enmascaradas de motivos inconscientes que no son sino compensaciones, mecanismos de defensa ante conflictos de la primera infancia.
Esta vocación no sólo está determinada por los motivos inconscientes, sino también por otros más conscientes como las actitudes, aptitudes, intereses, capacidades y personalidad.
A su vez, estos pueden potenciarse o no, influidos por factores socio-ambientales y culturales como agentes de socialización (familia, amigos), por el prestigio y auge de ciertos estudios en comparación con otros, el género, etc.
Objetivos de la Orientación Vocacional


1.- Al conocimiento de la persona, es decir, a describir sus propias capacidades, su rendimiento, sus motivaciones e intereses, su inteligencia y aptitudes, su personalidad.
2.- Deben dirigirse hacia los padres, ya que éstos deben colaborar y participar en el proceso de orientación, siendo debidamente informados de la realidad educativa y laboral existente para aconsejar y apoyar a sus hijos, siempre y cuando no haya interferencia en la libre elección de los mismos.
3.- Hacia la escuela, la cual debe prestar a sus alumnos un verdadero servicio de orientación y asesoramiento permanente, preparándolos para la diversidad y movilidad de empleos e informándoles sobre el seguimiento de nuevas tecnologías, la demanda laboral, etc
adolescenteEl joven adolescente necesita de una serie de mecanismos que le ayuden a integrarse a la sociedad y adquirir el estatus psicosocial de la adultez. La familia, el grupo y el contexto sociocultural proporcionan esos mecanismos, tanto psíquicos como sociales, y actúan a modo de contextos espacio-temporales.
Durante la adolescencia, el joven se halla influido por la familia, grupo, escuela, etc. que se encargarán de transmitirle conocimientos y de proporcionarle una identidad individual y grupal. Tanto en la familia como en la escuela, va a realizar unos aprendizajes, como el de la adquisición del rol social y profesional, el medio ambiente van a influir en el joven transmitiéndole una serie de patrones culturales como son la valoración del poder, del prestigio, del ocio, del placer, del consumo, etc., creándole graves contradicciones al topar con la realidad laboral, que es otra muy distinta y a través de la que no le será posible acceder al mundo que la sociedad valora.
La familia como agente de socialización. Las presiones sociales son otro tipo de influencias que el adolescente recibe de su familia al intentar elegir su profesión.
Los padres, a veces, imponen a sus hijos determinadas opciones profesionales porque creen que éstos son incapaces de tomar decisiones maduras por sí mismos. Estas presiones (directas o indirectas) suelen consistir en <<aconsejar>> qué elección es la más favorable para ellos, <<orientarles>> hacia qué profesiones no debe elegir hablando desfavorablemente de ellas, etc.
El problema de la elección vocacional


En el deseo vocacional del joven intervienen, además de la edad, el entorno familiar y cultural, etc., su organización afectiva.
• La elección vocacional supone encontrar el equilibrio entre dos mundos:
• El personal o interno, relacionado con las motivaciones inconscientes y;
• El externo, relacionado con lo que el sujeto dice querer hacer.
El adolescente va a elegir su vocación profesional y su rol social de varias formas posibles:
• Buscando seguridad personal: sometiendo su identidad a la de los padres, grupo, etc., para no entrar en conflicto: el adolescente será lo que otros decidan por él;
• Buscando la manera personal de expresar lo que uno vive y percibe del momento histórico y del grupo en donde se encuentra.
• Posición individualista: asumir el rol al margen de la realidad.

Motivaciones conscientes
Entre los motivos conscientes que hay que conocer:
A) Las actitudes
Entendemos por actitud la tendencia o predisposición adquirida y relativamente duradera a evaluar de determinado modo a una persona, suceso o situación y a actuar en consonancia con dicha evaluación.
B) Las aptitudes y/o capacidades
— El intelecto, comprensión y fluidez verbal, numéricas, espaciales y mecánicas, razonamiento, memoria, Percepción y atención. Capacidades Psicomotrices. Capacidades físicas. Capacidades sensoriales y artísticas. Habilidades manuales.
C) Intereses
Se definen como la atención a un objeto al que se le atribuye un valor subjetivo.